divendres, 18 d’abril de 2014

Hasta siempre, Maestro


Hasta siempre, Maestro





Maestro, partiste ya
en cuerpo

para dejarnos
la mirada de fuego
de un caballero
vagabundo;

nos queda
la cabellera de cobre
de una niña difunta

una orquesta de seres 
levitando
hasta el infinito

el abuelo,
su árbol

los pececitos de oro
que nos regalaste
y que a veces
se tropiezan en mi camino



Cómo darte las gracias
si tú eras el genio
de las palabras

si fuiste mi maestro
y el de tantos

si cada vez que te leo
el espejo se tiñe
de paisajes humanos,

si te debo
cada luna
que atraviesa mi cara.



Maestro
allá donde estés
sé que seguirás tejiendo
misterios de lana

para abrazarnos el alma.






Carta al amante perdido


Carta al amante perdido


Cuando no estés
me acostaré
en la cama del silencio
a borrarle las arrugas

adornaré la mesa
con caviares de papel
y una alegría
color mostaza

me vestiré
con el recuerdo
de tus manos
de tu risa
de caminos desandados.



Cuando te vea
por pasillos y multitudes
chillaré

aunque me invadan
las montañas

aunque mi voz
sea de hielo

aunque nadie
entienda nada

y tu estés siempre
a caballo
entre la lluvia
y el desencanto



Cuando oiga tu nombre
las flores me llevarán
el aroma de tu casa
si es primavera

si es otoño
te convertirás en llama
para tiznarlo todo
con el sordo suspiro
del pasado

pero si fuera invierno
estarán los portales
en un luto
repleto de canas

quedarán las almas
en el arcén
mudas,

desvencijadas,

como un juguete
roto mil veces

como el eco
en el bosque

que ya no sirve
para nada.





dimecres, 16 d’abril de 2014

Cuento: Cazar la sonrisa del bosque


Cuento: Cazar la sonrisa del bosque


El mundo de este cuento se poblaba únicamente de sonrisas. Las había que habitaban en valles y montañas; eran las sonrisas de la tierra y servían para recordar cada cicatriz que ésta se había tragado. Viajando a través del agua, por ríos y mares, existía otro tipo de sonrisa; aquella que pasaba de un ser al otro a través de las lágrimas; las de pena o emoción, las de alegría, las de rabia. Y por último, la tercera sonrisa era la más rara, la más difícil de encontrar cuando alguien la buscaba. La tercera sonrisa no era sonrisa para cualquiera; de hecho, pocos la habían visto y los que vivian esa suerte adoptaban para siempre un semblante distinto. Nunca se hablaba de ella, los que lo hacían caían en un estado de tristeza  tal que jamás en su vida volverían a sonreír. Así que nadie osaba mencionarla. Se sabía que habitaba en el corazón mismo de los árboles del bosque y que era inmune a la tala para leña a la que era sometida; simplemente pasaba de un tronco al otro, esperando. La sonrisa del bosque pasaba su tiempo esperando.

Eran tiempos de paz en este cuento, así que las sonrisas transcurrían su día a día sin necesidad alguna de la sonrisa del bosque. Se recordaban las cicatrices de la tierra a través de temblores que todos aceptaban, se bebía agua del río y se talaban árboles ignorando esa llamita azul que se desprendía del tronco para viajar hasta el siguiente. Eran tiempos de paz, sí, y, por supuesto, una ola de aburrimiento empezó a extenderse, empezando por atacar las flores en los campos, dejándolas cristalizadas. El corazón del bosque se estaba impacientando. La sonrisa que habitaba las valles y montañas se iba acentuando  hasta formar una mueca. La tierra se abría, los ríos desbordaban sus lágrimas hasta dejar un lodo de sonrisas machacadas. Llegaba el caos.

Era evidente. Había que cazar esa sonrisa en llama que habitaba el corazón del bosque. Las sonrisas más guerreras se ofrecieron voluntarias para la tarea. Se prepararon lo mejor que supieron, optando la mayoría por una mezcla de meditación y ejercicio físico extremo para ello, en una rutina que duró un par de lunas. Las sonrisas perezosas siguieron con lo suyo, las más alocadas y aventureras optaron ir por libre y expresaban su lucha a través del color o la música. Eran tiempos revueltos.

Un primer grupo se adentró en la espesura. El resultado pronto se hizo palpable entre los demás. Un chillido desgarrador envejeció el aire hasta dejarlo cenizo. Nadie regresó. El segundo grupo mejoró la táctica y algunos regresaron, aunque ya eran otros.

Los rebeldes independientes poco a poco fueron juntándose. No lo hacían de forma organizada, sinó que cada uno proseguía con su labor, alentados por saber que otros compañeros estaban en lo mismo. Cada cual exponía su obra, cuando estaba terminada, a la orilla del bosque. Empezaron a rodearlo, se iban rellenando los espacios con nuevas ideas, canciones, esculturas hechas con paraguas, acróbatas desafiando el suelo.

El bosque empezó a achicarse. Era como si la cadena fuera un cinturón estrechándose. Cuantas más sonrisas llegaban con sus saxofones y acuarelas, más pequeño se hacia el círculo. Y seguía avanzando.

Inevitablemente, llegaron al corazón del bosque, que por supuesto habitaba en el tronco de un árbol descomunal. Era imposible ver cuánto abarcaba porque su copa avanzaba más allá de las nubes. Por un instante todas las sonrisas enmudecieron. Y tras respirar tan profudamente como solo lo hacen las valles y sus cicatrices, tras sentir que se les vaciaba el alma de las lágrimas derramadas, juntaron las manos. Al hacerlo, toda la música, los colores creados, las formas moldeadas y los saltos en el aire fueron suficientes para disparar al grupo hacia lo alto, hasta posarse en la copa.

Lo que pasó después nadie lo sabe. Se rumorea que siguen allí, alimentando los corazones de quienes se pierden en el bosque, llenando de lágrimas a los que se atreven a abrazarle el tronco al árbol  habitado de sonrisas e inspirando con la paz de los siglos a aquellos que osan treparle por la piel.