diumenge, 8 de juny de 2014

Desierto de agua

Un hada repudiada
ronda cabizbaja
por la arena del desierto.

Al pasar, una hilera 
de peces-fósil
boquea y ella 
les lanza un gesto
sin mirarlos
hasta convertirlos en agua.


El agua se escapa 
y a un cactus gigantón
le crecen colores salvajes
entre las arrugas,

por las rodillas
los labios y
el mentón.



El aroma embriaga, 
el hada se recoge las alas

empieza a engullirlas
como hojaldres

del verde al rojo
del morado al naranja,

al hada
le sobran las alas, 

azul
amarillo
escarlata

ya la bruja
se le va dibujando
en la cara,


el desierto
se convierte
en un ejército 

de mariposas
cristalizadas.









6 comentaris:

  1. Muy bien se me da el poema, amiga. De mucho gusto.

    Abrazos

    ResponElimina
  2. Muy hermoso este cuento-poema, Isolda, con hadas y colorido, lo comparto muy gustosa en mi perfil. Besos y feliz semana.

    ResponElimina
    Respostes
    1. gracias por tu constante apoyo, amiga, un fuerte abrazo

      Elimina
  3. Que buen trabajo, te felicito por este... Gracias a +Argonauta Dalianegra por compartir, es de mi gusto y repito es un grato poema, saludos a la distancia Poeta

    ResponElimina
    Respostes
    1. gracias, Paco, por tus palabras, y a +Argonauta Dalianegra por su generosidad

      Elimina
  4. Las palabras tienen magia en tu tinta.

    Saludos

    ResponElimina