divendres, 15 de juny de 2012

Caballito de Totora




En un recodo de la playa
pero soñando con la sierra
yace olvidado y frágil
un viejo Caballito de Totora.

Con sal en el costillar
y recuerdos de marea
al Caballito de Totora
lo asaltan ideas de selva,
aves grotescas, verdes banderas.

Una ola bondadosa se acerca
y mece suave al Caballito de Totora.

Su afán de aventura todo lo puede.
En un último esfuerzo,
el Caballito de Totora zarpa,
mientras el sol amigo
le va soplando, paciente
una a una las coordenadas



1 comentari:

  1. Tampoco puede el poema precindir de una "ola bondadosa" para que zarpe el "Caballito de Totora"

    ResponElimina