diumenge, 22 de juny de 2014

El poder de un trapecio

Solté todos los paraguas
me puse el chubasquero

me calcé la calle para
 surcarla como un velero

pero el charco parduzco
se iba incrustando de torbellinos,

del cielo colgaba un trapecio
sin origen ni dueño 

y desde el trapecio 
la luna se iba derritiendo
como el rostro en un sueño,  

pálido y vacío

como un molino que lanza
quejidos de muerto.





Pero abrí los brazos 
a los estornudos
que me lanzó el viento

el trapecio se posó bajo mis pies, 
lánguido como un espejo

y me llevó allá a lo alto

donde enmudecen las campanas,
donde ya no importa
ni el tiempo.



Publicado en el suplemento cultural del Diario de Palenque (México)

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=342498012580725&set=a.106764286154100.15174.100004615871970&type=1&theater










10 comentaris:

  1. Impresionante poema y fotografía.

    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por tu amabilidad , Nel, un abrazo

      Elimina
  2. Metafisico; protagonista el tiempo ,diluido y efímero, equilibrio entre realidad y sueño. Complejo y profundo poema, me gustó mucho Isolda.

    ResponElimina
    Respostes
    1. celebro que te guste, Migmar, muchas gracias por tu comentario!

      Elimina
  3. beautiful blog kisses albert

    ResponElimina
  4. Muy hermoso y profundo poema, Isolda, dotado de unas imágenes sugerentes y poderosas. Me lo llevo para compartir muy gustosa.
    Besos, preciosa, y feliz semana.

    ResponElimina
  5. Bien se me da el poema, amiga. De muy buen gusto.

    Abrazos

    ResponElimina
  6. MUY BONITO. ME GUSTA MOLT ISOLDA.
    AZUJ.SEÑOR DE AZUDRINA

    ResponElimina
  7. Grandes imágenes, Isolda, con un final rotundo. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponElimina