divendres, 15 de febrer de 2013

Sed de arcilla

Querría hundir las manos
en un poema de agua
y escribir un cuenco de arcilla

construir una sola palabra
a cincel y a oscuras

alisarle las paredes
y añadirle una moldura

secarla al sol
como un panecillo
único y perfecto
que sucumbe al mediodía

dejarla macerar
por siete días

y observarla
hasta que le crezcan patitas

lustrarle las alas
y esperar 
que el vacío la engulla








Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada