dimarts, 24 de febrer de 2015

Que venga el fuego





Que venga el fuego,
que venga,

por el aire y
cargado de espinas,
en la mirada silenciada
de los toros

desde el corazón
de los hombres
o por debajo 
de la tierra

pero que venga,

desde el mástil
de la esperanza
desde el esqueleto
de un caballo
que se aleja

que venga
por las grietas
que aparecen en las casas
cuando alguien falta

por el canto que escapa
del recién nacido
cuando viene de nalgas,

que venga el fuego
para los que sobreviven
hasta el óxido
y aquellos que cantan a gritos 
aun estando dormidos

que venga
a través del mar
como buque
o desde el caño 
como sanguijuela 

¡pero que venga!

4 comentaris:

  1. ardiente. un disfrute, desde el primer verso hasta el último. besos

    ResponElimina
  2. Que venga el fuego, pero ya. Me ha encantado, Isolda. Lo comparto al igual que el primero. Mi admiración y un abrazo.

    ResponElimina