divendres, 18 d’abril de 2014

Carta al amante perdido


Carta al amante perdido


Cuando no estés
me acostaré
en la cama del silencio
a borrarle las arrugas

adornaré la mesa
con caviares de papel
y una alegría
color mostaza

me vestiré
con el recuerdo
de tus manos
de tu risa
de caminos desandados.



Cuando te vea
por pasillos y multitudes
chillaré

aunque me invadan
las montañas

aunque mi voz
sea de hielo

aunque nadie
entienda nada

y tu estés siempre
a caballo
entre la lluvia
y el desencanto



Cuando oiga tu nombre
las flores me llevarán
el aroma de tu casa
si es primavera

si es otoño
te convertirás en llama
para tiznarlo todo
con el sordo suspiro
del pasado

pero si fuera invierno
estarán los portales
en un luto
repleto de canas

quedarán las almas
en el arcén
mudas,

desvencijadas,

como un juguete
roto mil veces

como el eco
en el bosque

que ya no sirve
para nada.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada