dimarts, 24 de març de 2015

Dos años de eclipse

Papa,
te extraño a muerte,
esa muerte puta
de la que hablaba nuestra película
esa muerte puta
que sí hacía concesiones,

que los poetas no mueren...

como las pinturas al óleo
o la indestructible baquelita,
como la sonata
que cae en tromba
reinventando las palabras dichas

los poetas no mueren...

estás en París,
en el barrio latino
con tu petit creme
llenando los balcones
con búhos de ala perdida

los poetas no mueren...

sigues en el mar
en el espejo de la luna
en las tazas de té
y sus sabios consejos

en los viajes relámpago
con la música a todo trapo,
en los amaneceres
transatlánticos que yo te conté
y tu imaginaste

vives
en la llaga de mi dedo anular
que tu anillo de poeta abraza,

estás en mi alma
al querer mirarte.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada