dimarts, 25 de novembre de 2014

Foggy lady

Ya llega
explosionando de la nada
una mano,
unas almas de hielo
unidas en rebaño 

una pezuña,
el olor a tierra
removida por los cascos.


Ya llega
el constante encorvar
de las espaldas,
el vacío que se instala

la muerte
cabalgando desnuda
como heroína o amazona
a pesar de las palabras.


Ya llega
sin burla
a robarle las costillas
a las almas despistadas

ya llega
sin alma

a borrar las travesuras
que sobreviven infiltradas.





4 comentaris:

  1. Siempre llega, aunque no siempre de una forma tan hermosa como la que tú describes. Un abrazo, Isolda.

    ResponElimina
  2. Y cuando llega, mejor andar preparado.... una brazo, Alfredo

    ResponElimina