dimarts, 19 de juny de 2012

Buscando en el baúl de los recuerdos... este poema de juventud


El mar lanzaba
intermitente
pedazos de púrpura.

Y manos descosidas,
un adiós a los árboles
y a sus ramajes.

El saludo a las almas.

Incienso de miras
y desdichas.

Miles de niños amortajados
mascan muérdago
entre las comisuras
de su muerte.

Y bajo sus pies,
docenas de lamentos
desmigajan los días,
descarnan las horas.

Pero las paredes
siguen sufriendo.
Y aún sangran.

Arráncate las mañanas
deshojadas por el vacío
y aquél agujero hondo
quémalo con tu lluvia.

Bébete las lágrimas
y cúbrete.

Disfruta del absurdo
y falso limonero
que el temido invierno
ya está aquí.


Isolda- 1990

2 comentaris:

  1. Per la data el poema no em quadre gaire però per l'estil ja insinuaba futurs escrits i també dewmandes profètiques.

    ResponElimina
  2. si inclús l'has recitat, aquest poema...

    ResponElimina