dissabte, 16 de juny de 2012

La Huacachina




Recorro como pulga 
la espalda de este camello 
enorme y calentito 

y me deslizo veloz 

- cabeza primero- 

en adrenalina de latidos 
en chillidos de infancia 

como navegando 
en la panza 
de un gigantesco y nómada 
castillo de arena 

1 comentari:

  1. Eso tiene la poesía. Con palabras aparentemente sencillas, te transporta a lugares y situaciones insospechadas. Fíjemonos en el ritmo de este poema, es como cabalgar por el desierto a lomos de un camello o escondidos en el vientre de la infáncia.

    ResponElimina