divendres, 15 de juny de 2012

Puesta de sol en Barranco


Puesta de sol en Barranco

Atardece y acelero mis pasos.
Llego pronto a aquél acantilado
que unos chicos del barrio
orgullosos me mostraron.

Estoy lista pero voy sin prisas.
De izquierda a derecha,
escaneo a 180º, y juego
a dejarle al cielo tiempo
de cambiarse, coqueto, de ropa.

El Sol y el Mar, descarados,
intercambian luces, como si
fuera uno el barco
y el otro farolero.

Generosos como amantes,
lentos se van seduciendo,
concierto de colores
que sólo conoce el náufrago.

Y nos vemos todos metidos
en una enorme calabaza,
- desperezados de un hermoso sueño -

y ya uno no sabe

si esta luz anaranjada
se debe al cielo, al mar
o al instante en que 
no importa ya nada.

O bien al contrario,
se trata de la magia
que se encuentra hoy 
algo encabritada...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada